En este blog intentamos establecer una conexión entre los conceptos: educación, ciencia, ciudadanía, desarrollo comunitario, enriquecimiento cultural, crecimiento personal y cambio social

sábado, 17 de abril de 2010

Najwa, fuera de clase en Pozuelo por cubrirse la cabeza con 'hiyab'

Leo en EL PAÍS del 16/04/2010


Najwa, fuera de clase en Pozuelo por cubrirse la cabeza con 'hiyab'

Un colegio público aparta a la joven de 16 años por incumplir su reglamento

I. CEMBRERO - Madrid - 16/04/2010
"Me siento discriminada", repite Najwa Malha, de 16 años. Desde la semana pasada la dirección del instituto Camilo Jósé Cela de Pozuelo de Alarcón (Madrid) no le permite asistir a clase de 4º de la ESO. ¿El motivo? Hace ya casi dos meses Najwa, española de origen marroquí, optó por cubrir su cabeza con el hiyab (pañuelo islámico).

"Me siento discriminada", repite Najwa Malha, de 16 años. Desde la semana pasada la dirección del instituto Camilo Jósé Cela de Pozuelo de Alarcón (Madrid) no le permite asistir a clase de 4º de la ESO.

¿El motivo? Hace ya casi dos meses Najwa, española de origen marroquí, optó por cubrir su cabeza con el hiyab (pañuelo islámico). Cuatro de sus profesores le formularon otros tantos apercebimientos, el último el 8 de abril.

Se le reprochaba "llevar la cabeza cubierta, incumpliendo las normas del reglamento de régimen interno". Mantenía así "una actitud contraria a las normas de convivencia en la clase". El artículo 32 del reglamento prohíbe ir vestido de forma provocadora o llevar la cabeza cubierta.

Como en 2002 con Fátima El Idrissi, en Madrid, o en 2007, con Shaima Saidani, en Girona, u otras casos similares en Ceuta y Melilla, la polémica del velo islámico irrumpía de nuevo con fuerza en la enseñanza en España.

A Najwa el consejo escolar, apoyado en su reglamento interno, le vetó asistir a clase, pero le permitió pasar las seis horas de la jornada lectiva en la sala de visitas excepto cuando acuden huéspedes, explica la alumna. "Entonces me tengo que salir un rato", señala.

"Allí vienen a verme algunos compañeros y profesores que me dan los deberes que han puesto en clase", prosigue Najwa. "Intento así no perder el curso". "De mayor me gustaría ser profesora de matemáticas".

Najwa, que nació en España en el seno de una familia marroquí que emigró en 1986, optó por llevar pañuelo en contra de la voluntad de su padre, Mohamed Malha, un hombre piadoso. Preside el Centro Cultural Islámico de Pozuelo y la asociación musulmana que regenta la mezquita local de Al Gohfran.

"Le pedí a mi hija que aplazase su decisión de ponerse el hiyab porque sospechaba que podría acarrear problemas", indica este celador de una clínica madrileña. "Yo quise dar el paso porque quería dejar claro que me gusta mi religión", asegura Najwa.

Una vez que Najwa dio el paso su padre la secundó, no obstante, plenamente. Presentó un recurso de alzada contra la sanción ante la Consejería de Educación de Madrid, paso previo al contencioso-administrativo. Varios compañeros de Najwa también se solidarizaron con ella entrando en clase con la capucha puesta y tres fueron expulsados el viernes.

En el recurso el padre asegura que el pañuelo "no dificulta la identificación" de su hija y recuerda que el uso del hiyab es "una manifestación de la libertada religiosa garantizada por nuestra Constitución" en su artículo 16.

Esos mismos argumentos empleó el presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de España, Riay Tatari, en una carta dirigida al director del instituto, Eduardo de Bergia. El reglamento del centro, insiste, "no es conforme con el desarrollo normativo legal español". Recuerda además que el hiyab es útil "para la prevención del contagio de parásitos como el piojo".

La otra gran rama del islam en España, la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas, también ha intervenido. Su presidente, Mohamed Alí, sostiene en una carta enviada al Ministerio de Justicia que estas prohibiciones "alimentan más si cabe el fanatismo religioso".

De Bergia, el director del centro, se muestra confiado en que se alcanzará una solución la semana próxima. "El martes se reúne el consejo escolar para estudiar una modificación del reglamento", explica. "Considero probable que salga adelante", añade.

El reglamento, reconoce, "quizá esté algo desfasado". "La prohibición de cubrirse la cabeza estaba pensada para alumnos empeñados en llevar gorras en clase", pero no para el hiyab.

"Cuando esta alumna apareció con el pañuelo surgieron voces de alarma en el instituto que exigieron que se le aplicara el reglamento y a mí no me quedó más remedio que actuar en consecuencia", prosigue De Bergia.

"Para mí la situación es incómoda porque se ha armado un gran revuelo", concluye, "pero para la familia y, sobre todo, para la joven es una situación de sufrimiento". "Lo lamento mucho".

Posteriormente parece ser que el Instituto ha cambiado de actitud por la presión de los medios de comunicación (EL PAIS 16/04/2010)

Un vídeo para comentar en grupo:




(¿Alguien se anima a hacer una guía para el debate en grupos de alumnos?)

PARA LEER:

ALGUNAS REACCIONES:

PARA REFLEXIONAR Y COMENTAR:

¿Está bien que los medios de comunicación planteen este tipo de cuestiones?

¿Que actitudes crees que debe adoptar la escuela pública, para ser un elemento clave que favorezca la cohesión social y el ejercicio de la ciudadanía? ¿Qué ejemplos de buenas prácticas pueden servir de referencias positivas? Por el contrario ¿Crees que en algunos centros educativos se promueven prácticas de exclusión solapadas? ¿Cuáles?

Los símbolos son rechazables cuando suponen agresividad, violencia, hostilidad y exclusión de los distintos. ¿En este caso, cuál era la actitud de Najwa?

¿Crees que ahora están en auge los discursos burocráticos, autoritarios y excluyentes en educación? ¿Cuál es el mejor medio para resolver los conflictos al aplicar los reglamentos? ¿Hay alternativas a la exclusión como sanción?

Crear problemas donde no los hay es muy poco inteligente. ¿Crees que ahora hay problemas de integración cultural en los centros educativos? ¿Puede haberlos en un futuro? ¿Cómo prevenirlos?

¿Es casualidad que esto haya ocurrido en Pozuelo y no en barrios como Lavapiés, Usera,.... o en Ceuta o en Melilla? ¿Hay el peligro de acabar aquí como en Francia con una fuerte brecha social por motivos culturales?

Si es tal como cuenta la noticia, ¿Qué valoración merece la actitud de los profesores que fuerzan la exclusión de una alumna de las clases? ¿Qué te parecen los gestos solidarios de alumnos y profesores? ¿Es suficiente la respuesta de la dirección del Instituto y la de la Consejería de Educación ha sido correcta?

¿Es necesaria una defensa más clara del derecho a la educación para todos y con todos? ¿Es necesaria nueva regulación o basta con subrayar los principios generales con más fuerza?

¿Un maestro tiene que querer a sus alumnos de una manera personal, poniéndose en su lugar y aceptándolos tal como son? ¿El enfoque de considerar casos personales debe primar, o es mejor buscar normas generales?

Personalmente, espero que este episodio que se ha comentado en la prensa sirva para tomar conciencia de que "educar" no es "dominar" y que "Educación" y "Exclusión" son términos incompatibles. Una chica nueva en la escuela de todos: ¡Bienvenida!


LOS COMENTARIOS SON BIENVENIDOS

PARA ESCUCHAR CON EL VOLUMEN MUY ALTO







En EDUCACIÓN EN ORCASUR:

Enlaces de interés:

10 comentarios:

Bernardo dijo...

¡Cuántas maneras solapadas hay de seleccionar a los alumnos y excluir!

Seleccionar a los alumnos es lo más cómodo. Ahora bien, nos la estamos jugando como país.

Estoy seguro que la hija de los jeques no tienen problemas con hiyab porque son ricas.

Estoy escandalizado de la reacción del claustro de profesores del IES "Camilo José Cela" de Pozuelo. ¡Bien por las niñas solidarias con su compañera.

Anónimo dijo...

Esperanza Aguirre ha metido a la educación de la Comunidad de Madrid en una autopista a contramano. ¡La hostia es inminente!

Anónimo dijo...

Los que van a salir peor parados de todo esto son los de la FERE

Bernardo dijo...

La derecha liberal sabe perfectamente que para arañar apoyos en la clase obrera lo tienen que hacer a base de exacerbar el discurso xenófobo y racista ¡Que asco dan!

Brernardo dijo...

Os recomiendo ver en la página web del colegio Edith Stein a unos niños vestidos de monaguillos. También podéis ver a Luis Peral y Javier Restán apoyando el proyecto educativo de un colegio tan plural y tolerante.

¿Se podrá ir al IES "Camilo José Cela vestido de monaguillo? ¿Lo prohibirá el reglamento de régimen interno?

Angel dijo...

Mi buen amigo Fernando me dijo una vez: "Las normas son como los cuernos, sólo le gustan a quién los pone".

Pues eso.

Anónimo dijo...

A mí no me parece mal que quien quiera vaya como le dé la gana a donde le dé la gana. Pero me resta un comentario que hacer: es curioso que los primeros en protestar porque a esta niña no se le deje entrar con un símbolo impuesto por su religión musulmana, sean los primeros en poner el grito en el cielo si ven un crucifijo en el aula. Lógico que les molestara lo mismo una cosa que la otra, ¿no?

Amalia dijo...

Madre Rosa dió clase en la enseñanza pública toda su vida con toca y crucifijo y a nadie le pareció mal.

Los que estamos por la escuela abierta y plural, no nos importa que en la misma clase haya niños católicos, evangélicos, ortodoxos musulmanes, ateos o animistas, ...

Todos ellos son buenos. Lo que hay que decirles es que lo no vale es intentar imponerse o dominar a otro. Queremos aceptar a la gente tal y como es y acogerlos a todos. Enseñarles a ser personas justas en sus juicios y ciudadanos responsables, conviviendo en paz. Como decía el lema de la educación para la ciudadanía: "Aprender y vivir la democracia"

Lo que no nos gusta es que en la escuela se seleccione y se segregue a los alumnos directa o solapadamente: con uniformes, normas absurdas, exámenes o ritos religiosos.

bernardo dijo...

Me gustaría recordar a todos los fachas con tanta ira contra los islámicos, que Franco tenía una guardia personal mora. ¿Os acordáis de la joyería de Enrique Busián?

En las Cortes franquista había varios procuradores de las provincias del Shahara que iban con chilabas y fez.

Franco nombró capitán general del Ejército español a un marroquí, musulmán acérrimo: Ben Mizzian.

Angel de la Llave dijo...

Muchos Institutos públicos y colegios de la FERE han perdido una oportunidad estupenda de ofrecer sus centros para recibir a Najwa. ¡Qué pena!