En este blog intentamos establecer una conexión entre los conceptos: educación, ciencia, ciudadanía, desarrollo comunitario, enriquecimiento cultural, crecimiento personal y cambio social

lunes, 3 de noviembre de 2008

La gente que me gusta


LA GENTE QUE ME GUSTA







La gente que me gusta


Primero de todo

Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sino que sabe lo que hay que hacer y que lo hace. La gente que cultiva sus sueños hasta que esos sueños se apoderan de su propia realidad. Me gusta la gente con capacidad para asumir las consecuencias de sus acciones, la gente que arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien se permite huir de los consejos sensatos dejando las soluciones en manos de nuestro padre Dios.

Me gusta la gente que es justa con su gente y consigo misma, la gente que agradece el nuevo día, las cosas buenas que existen en su vida, que vive cada hora con buen ánimo dando lo mejor de sí, agradecido de estar vivo, de poder regalar sonrisas, de ofrecer sus manos y ayudar generosamente sin esperar nada a cambio.

Me gusta la gente capaz de criticarme constructivamente y de frente, pero sin lastimarme ni herirme. La gente que tiene tacto.

Me gusta la gente que posee sentido de la justicia. A estos los llamo mis amigos.

Me gusta la gente que sabe la importancia de la alegría y la predica. La gente que mediante bromas nos enseña a concebir la vida con humor. La gente que nunca deja de ser aniñada.

Me gusta la gente que con su energía, contagia.

Me gusta la gente sincera y franca, capaz de oponerse con argumentos razonables a las decisiones de cualquiera.

Me gusta la gente fiel y persistente, que no desfallece cuando de alcanzar objetivos e ideas se trata.

Me gusta la gente de criterio, la que no se avergüenza en reconocer que se equivocó o que no sabe algo. La gente que, al aceptar sus errores, se esfuerza genuinamente por no volver a cometerlos.

La gente que lucha contra adversidades.

Me gusta la gente que busca soluciones.

Me gusta la gente que piensa y medita internamente. La gente que valora a sus semejantes no por un estereotipo social ni cómo lucen. La gente que no juzga ni deja que otros juzguen.

Me gusta la gente que tiene personalidad.

Me gusta la gente capaz de entender que el mayor error del ser humano, es intentar sacarse de la cabeza aquello que no sale del corazón.

La sensibilidad, el coraje, la solidaridad, la bondad, el respeto, la tranquilidad, los valores, la alegría, la humildad, la fe, la felicidad, el tacto, la confianza, la esperanza, el agradecimiento, la sabiduría, los sueños, el arrepentimiento y el amor para los demás y propio son cosas fundamentales para llamarse GENTE.

Con gente como ésa, me comprometo para lo que sea por el resto de mi vida, ya que por tenerlos junto a mí, me doy por bien retribuido.

Mario Benedetti

¿Qué personas o personajes te gustan? ¿Cómo es la gente que te gusta? ¿Tú eres de ellos? ¿Qué deberías cambiar en tu comportamiento? ¿Qué te lo impide?

Hay algunos personajes que en algún momento han descrito cómo eran. Pueden ser referencias interesantes. A continuación ponemos algunos casos de personajes que hablan de sí mismos o de cómo deben ser las personas:
----------------------------------------------------------------

El poeta cubano José Martí escribió el poema Versos sencillos, cuya versión musical es la conocida canción GUANTANAMERA de José Fernández Díaz. (Por cierto, ahora Guantánamo es una vergüenza para la humanidad en vez de un bello lugar donde cantar guajiras, ¡Qué pena!)

Yo soy un hombre sincero
De donde crece la palma,
Y antes de morirme quiero
Echar mis versos del alma.

Guantanamera, guajira guantanamera
Guantanamera, guajira guantanamera

Mi verso es de un verde claro
Y de un carmín encendido
Mi verso es un ciervo herido
Que busca en el monte amparo.

Guantanamera, guajira ...

Cultivo una rosa blanca,
En julio como en enero,
Para el amigo sincero
Que me da su mano franca.

Guantanamera, guajira ...

Y para el cruel que me arranca
El corazón con que vivo,
Cardo ni ortiga cultivo:
Cultivo la rosa blanca.

Guantanamera, guajira ...

Yo sé de un pesar profundo
Entre las penas sin nombres:
¡La esclavitud de los hombres
Es la gran pena del mundo!

Guantanamera, guajira ...

Con los pobres de la tierra
Quiero yo mi suerte echar,
El arroyo de la sierra
Me complace más que el mar.

Guantanamera, guajira ...

Callo, y entiendo, y me quito
La pompa del rimador:
Cuelgo de un árbol marchito
Mi muceta de doctor.

Guantanamera, guajira ...

Guantanamera, primero cantado por Compayn Segundo y luego interpretado por una joven Celia Cruz:





video

-------------------------------------------------------
BERTRAND RUSSEL escribió en el prólogo de su autobigrafía:

«Tres pasiones simples, pero abrumadoramente intensas, han gobernado mi vida: el ansia de amor, la búsqueda del conocimiento y una insoportable piedad por el sufrimiento del género humano. »
---------------------------------------------------------

Aquí copio el famoso peoema SI... de RUDYARD KIPLING:



SI,...

Si puedes conservar tu cabeza cuando a tu alrededor todos la pierden y te cubren de reproches.

Si puedes tener fe en ti mismo cuando duden de ti todos los demás hombres y ser indulgente para su duda.

Si puedes esperar sin sentirte cansado por la espera.

Si puedes siendo blanco de falsedades, no caer en la mentira , y si eres odiado, no devolver el odio, sin que te creas por eso, ni demasiado bueno ni demasiado cuerdo.

Si puedes soñar sin que los sueños imperiosamente te dominen; y si puedes pensar sin que los pensamientos sean tu objeto único.

Si puedes encararte con el triunfo y el desastre, y tratar de la misma manera a esos dos impostores.

Si puedes aguantar que la verdad por ti expuesta la veas retorcida por los pícaros para convertirla en lazo de los tontos o contemplar que las cosas a que diste tu vida se han deshecho, y agacharte y construirlas de nuevo aunque sea con gastados elementos.

Si eres capaz de juntar en un solo haz todos tus triunfos, y arriesgarlos a cara o cruz en una sola apuesta, y si pierdes empezar otra vez como cuando empezaste y nunca más exhalar una palabra sobre la pérdida sufrida.

Si puedes obligar a tu corazón, a tus fibras y a tus nervios a que te obedezcan aun después de haber desfallecido, y ha si se mantengan hasta que en ti no haya otra cosa que la voluntad gritando: ¡Persistid, es la orden!

Si puedes hablar con multitudes y conservar tu virtud o alternar con reyes y no perder tus propios rasgos.

Si nadie, ni enemigos ni amantes amigos pueden causarte daño.

Si todos los hombre pueden contar contigo, pero ninguno demasiado.

Si eres capaz de llenar el inexorable minuto con el valor de los sesenta segundos de la distancia final, tuya será la tierra y cuanto ella contenga y... lo que más vale.... serás un hombre. ¡Hijo mío!

RUDYARD KIPLING


PALABRAS PARA JULIA
(poema dedicado a su hija)


Tú no puedes volver atrás
porque la vida ya te empuja
como un aullido interminable.

Hija mía es mejor vivir
con la alegría de los hombres
que llorar ante el muro ciego.

Te sentirás acorralada,
te sentirás perdida o sola,
tal vez querrás no haber nacido.

Yo sé muy bien que te dirán
que la vida no tiene objeto,
que es un asunto desgraciado.

Entonces siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti como ahora pienso.

La vida es bella, ya verás
como a pesar de los pesares
tendrás amigos, tendrás amor.

Un hombre solo, una mujer
así tomados, de uno en uno,
son como polvo, no son nada.

Pero yo cuando te hablo a ti,
cuando te escribo estas palabras
pienso también en otra gente.

Tu destino está en los demás
tu futuro es tu propia vida
tu dignidad es la de todos.

Otros esperan que resistas
que les ayude tu alegría
tu canción entre sus canciones.

Entonces siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti
como ahora pienso.

Nunca te entregues ni te apartes
junto al camino, nunca digas
no puedo más y aquí me quedo.

La vida es bella, tú verás,
como a pesar de los pesares
tendrás amor, tendrás amigos.

Por lo demás no hay elección
y este mundo tal como es
será todo tu patrimonio.

Perdóname no sé decirte
nada más, pero tú comprende
que yo aún estoy en el camino.

Y siempre siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti como ahora pienso.

José Agustín Goytisolo

Recitado por J. A. Goytisolo




Cantado por Paco Ibañez

No hay comentarios: